El dinero en efectivo siempre ha sido la opción prioritaria para la mayoría de consumidores a la hora de efectuar sus compras, mientras que el pago por tarjeta u otros medios siempre se han mantenido en un segundo plano. No obstante, en los últimos años, el avance de la tecnología y el aumento de las funcionalidades de pago de diversos dispositivos, como los smartphones, han supuesto una importante ventaja para su paulatina expansión.

En los últimos meses, la pandemia de la COVID-19 ha ocasionado un cambio de tendencia en los propios usuarios y comercios. Desde el comienzo de la crisis, tanto bancos como pequeños y grandes comercios, han fomentado el e-commerce —compras online- y el pago a través de medios como el Contactless — tecnología basada en el chip NFC que permite efectuar el pago simplemente acercando una tarjeta o dispositivo compatible al terminal TPV— para evitar el contacto directo con dinero o con el propio TPV.

Parte de este cambio se ha producido por el temor existente entre los consumidores a infectarse de la COVID-19 a través del dinero en efectivo. No obstante, tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el Banco Central Europeo (BCE) han desmentido que el uso de billetes y monedas haya facilitado la transmisión del coronavirus y afirman que la probabilidad de un contagio mediante dicho medio es realmente baja.

Aun así, el miedo parece ser el principal motor para este aumento del uso de los medios de pago electrónicos, según un informe reciente de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC): “En algunos espacios, como los autobuses públicos de Valencia, Zaragoza, Málaga o Madrid, ni siquiera es posible pagar en metálico” destacan en el mismo.

“El efectivo tiene tendencia a transformar su uso en residual. Puede que no sea a corto plazo, pero sí a medio o largo plazo”, según unas declaraciones al medio ElPeriódico realizadas por Juan Carlos Gázquez, profesor de la UOC. Desde su punto de vista, el mercado se está posicionando desde hace un tiempo para el descenso gradual del uso de monedas y billetes, debido a varios factores, como las nuevas tecnologías y el incremento de las restricciones impuestas para prevenir el blanqueo de capitales.

Como comentábamos, desde la declaración del estado de alarma, la retirada de efectivo en cajeros de bancos como Caixabank ha disminuido en más de un 40%, mientras que el descenso del consumo general en el pago con tarjeta de crédito y débito ha disminuido un 30%.

A lo largo del pasado mes de abril, varios sectores han visto incrementados sus pagos a través de TPV de forma extraordinaria con respecto al mismo período de tiempo del pasado año 2019.

En superficies como supermercados y farmacias, la facturación a través de tarjetas o similares se ha incrementado un 65% según datos de la mencionada Caixabank.En relación a este dato, cabe resaltar que los bancos españoles, a recomendación de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), aumentaron los umbrales máximos para las transacciones a través de Contactless de 20 a 50€ por compraventa. Esta medida se mantendrá vigente mientras dure la crisis del coronavirus y ha sido posible gracias a la colaboración de las entidades financieras con los procesadores Cecabank y Redsys, según informan desde el portal web de Antena 3.

No obstante, cabe destacar que este sistema de pago seguirá manteniendo las medidas de seguridad, control y autenticación reforzada que implica tener que teclear el pin cuando se acumulen 150 euros en gastos o cinco operaciones seguidas para mayor seguridad de los clientes.

Fuera de España, la tendencia también es clara en países como Alemania, donde una reciente encuesta ha revelado que el 57% de los consumidores alemanes ha aumentado el uso de las tarjetas de crédito y débito durante la pandemia y, casi la mitad de ellos, ha reducido “significativamente” el uso del dinero en efectivo.

Según declaraciones recogidas por la BBC en relación a este dato, Georg Hauer, manager general para Alemania, Austria y Suiza del banco alemán N26, afirmó que su institución registró un  descenso del 56%en las retiradas de dinero en cajeros automáticos durante el primer mes de cuarentena en Alemania, con respecto al mes anterior.

En Intelligent Data somos conscientes de la transición paulatina entre los medios de pago en efectivo y los medios de pago electrónico. Por esta razón, hemos estado trabajando en los últimos años en la concepción de un terminal TPV multidisciplinar All in One, el ID42.

ID42 se presenta como un puesto de trabajo integrado fiable y robusto con la capacidad de gestionar distintas formas de cobro según las necesidades del operador, a través de los últimos avances técnicos como la mencionada tecnología Contacless.

Los 25 años de experiencia de Intelligent Data en el sector y el sistema operativo Android integrado en este dispositivo permiten la personalización completa del terminal para adaptarse a las necesidades del cliente y a los posibles cambios a medio-largo plazo que demande el mercado actual.

Por último, en nuestro afán por facilitar el trabajo a los operarios del terminal y aunar todos los periféricos necesarios en un solo dispositivo, hemos añadido al ID42 un validador de billetes de euro para detectar posibles falsificaciones.