La tecnología interactúa constantemente con nuestros sentidos a través de multitud de estímulos: desde la vista mediante las pantallas, pasando por el sonido de nuestros auriculares, hasta llegar a la vibración de nuestro teléfono móvil. La ciencia háptica es una de las más desconocidas por el usuario medio y, aún así, representa uno de los campos más interesantes dentro de la innovación por sus potenciales beneficios.

Háptica viene del griego, háptō, tocar. El tacto nos permite notar texturas, reconocer formas y recibir toda clase de estímulos que otros sentidos apenas pueden percibir. Es un sentido que recibimos principalmente por nuestra piel, el órgano más extenso de nuestro cuerpo, aunque también se extiende a otras partes del cuerpo y nos ayuda, por ejemplo, “sentir la presencia” de partes de nuestro cuerpo—Propiocepción—.

El ser humano es una especie orientada principalmente a la vista, basamos mucha de nuestra acciones y pensamientos a través de este sentido y, en muchas ocasiones, ignoramos cuán importante es el tacto. La tecnología háptica busca imitar sensaciones del mismo a través de varios mecanismos con el objetivo de transmitir determinados estímulos al usuario.

Realmente, esta ha estado muchos años acompañándonos de una forma u otra. Para el gran público existen ejemplos cotidianos como la vibración de los teléfonos móviles, presente desde 1996 a través del Motorola StarTAC, o en consolas de videojuegos desde el lanzamiento del accesorio Rumble Pak  para Nintendo 64 en abril de 1997.

Para el gran público, hoy en día, esta ciencia se ha enfocado en transmitir sensaciones, en lugar de limitarse a enviar una señal única al usuario para avisarle de una llamada o provocar la vibración de un dispositivo. Hasta hace unos años, la vibración tradicional se limitaba a enviar señales en un único nivel de intensidad, por lo que la retroalimentación entre usuario y dispositivo era muy limitada.

No obstante, esta ha evolucionado para hacer partícipe al operador de lo que está sucediendo en los terminales del usuario: ciertos modelos de teléfono, como los iPhone a través del Haptic Touch, ofrecen este tipo de feedback al realizar pulsaciones concretas en sus pantallas táctiles e, incluso, cuentan con distintas variaciones dependiendo de los movimientos o acciones del usuario para indicarle qué acción está realizando el usuario sin necesidad de otros sentidos, como la vista.

Como se muestra en la imagen inferior, Apple permite ajustar varios indicadores hápticos para modificar el tipo de onda enviado con el objetivo de ofrecer una experiencia ajustada a las necesidades de cada desarrollador. Más detalles sobre este sistema háptico se encuentra disponible en la web para desarrolladores de la marca de Cupertino.

 

Siguiendo con los ejemplos anteriormente mencionados, los propios mandos de las consolas han pasado de contar con vibración de un solo nivel a comenzar a integrar este tipo de tecnología. Por ejemplo, en la franquicia de simuladores de conducción Forza Motorsport, los gatillos del mando ofrecen distintos niveles de resistencia al usuario para “sentir” el motor al acelerar e, incluso, cuentan con distintos niveles a la hora de rozar los pianos de los circuitos o las aceras.

Una idea que tambiénha comenzado a implantarse en vehículos reales para prevenir accidentes: enviando señales al usuario a través del volante para evitar cambios de carril no indicados o para despertarlo en caso de detectarse que el conductor se duerme.

Poco a poco este tipo de tecnología va tomando un papel más relevante en nuestra sociedad y sus aplicaciones van traspasando barreras para adaptarse a las necesidades de todo tipo de personas. Como, por ejemplo, personas con discapacidad que necesitan formas muy concretas de interactuar con objetos de su día a día.

La tecnología háptica puede servir para ayudarles a orientarse o a usar determinados dispositivos con mayor facilidad. En los últimos años, ya han comenzado a desarrollarse los primeros prototipos enfocados en los beneficios de lo háptico para personas con habilidades diferentes. Como es el caso del WeWalk, un dispositivo para personas ciegas que, a través de la vibración, permite avisar al usuario de posibles obstáculos, incluso antes de chocar con ellos.

 

En Intelligent Data somos plenamente conscientes de las grandes posibilidades de la tecnología háptica para mejorar la vida y la salud de las personas. Por ello, ya estamos desarrollando y experimentando en nuestras instalaciones con dispositivos innovadores que supongan un nuevo paso dentro de nuestra gama de productos.

El uso del canal háptico nos resulta especialmente relevante en personas ciegas, un grupo con elevadas habilidades hápticas y una gran capacidad para el aprendizaje sensorial. De esta forma, estamos trabajando en la adaptación de la tecnología háptica avanzada en weareables como pulseras o smartwatch u otros dispositivos de nuestro día a día para que estas personas puedan utilizarlos de forma intuitiva y sencilla. Actualmente, dichos aparatos utilizan este tipo de tecnología de forma muy simple o enfocada a complementar al sentido de la vista, pero, el compromiso de Intelligent Data con el desarrollo de productos enfocados en la salud de todas las personas, nos guía a dar un paso más en este sentido.

Por lo tanto, proveer información adicional (háptica, realidad aumentada, inteligencia artificial) adaptada a cada usuario (machine learning) puede ser un gran punto de partida para nuestra empresa y notablemente beneficioso para este grupo de usuarios. Actualmente se usa la parte frontal (pantalla táctil) y la vibración, pero queda un amplio área (parte posterior de los dispositivos…) y nuevas características y funcionalidades técnicas a desarrollar (hápticas, realidad virtual…) para ampliar los medios de comunicación hombre-máquina, y para hacer desarrollar dispositivos para personas con discapacidad.

Utilizar distintos estímulos en los dispositivos para indicar al usuario cómo lo está sujetando o guiarle mediante vibraciones para realizar determinadas acciones son algunas de las ideas con las que estamos trabajando actualmente y nos ofrecen un nuevo horizonte de soluciones tecnológicas.