Tras nuestro artículo de hace unas semanas sobre la tecnología háptica, hoy les ofrecemos un vídeo explicativo sobre el potencial de la misma y sus posibles aplicaciones dentro de los sectores de los medios de pago, teleasistencia y tecnologías de la salud, en general. Como ya les comentamos, háptica viene del griego, háptō, tocar. El tacto nos permite notar texturas, reconocer formas y recibir toda clase de estímulos que otros sentidos apenas pueden percibir. De esta forma, podemos utilizar una serie de vibradores o actuadores para enviar distintos estímulos y, de esta forma, mejorar las interacciones entre usuarios y dispositivos. En Intelligent Data ya estamos trabajando en aplicar el uso de esta tecnología en nuestros dispositivos para ajustarnos a las necesidades de nuestros usuarios, facilitando, aún más, el uso de nuestros productos a todo tipo de usuarios. El uso del canal háptico nos resulta especialmente relevante en personas ciegas, un grupo con elevadas habilidades hápticas y una gran capacidad para el aprendizaje sensorial. Por esta razón, estamos trabajando en la adaptación de la tecnología háptica avanzada en weareables como pulseras o smartwatch u otros dispositivos de nuestro día a día para que estas personas puedan utilizarlos de forma intuitiva y sencilla. Actualmente, dichos aparatos utilizan este tipo de tecnología de forma muy simple o enfocada a complementar al sentido de la vista, pero, el compromiso de Intelligent Data con el desarrollo de productos enfocados en la salud de todas las personas, nos guía a dar un paso más en este sentido.

Otras publicaciones de interés